Punto de Encuentro

Vivienda ecológica

Recientemente Alan García se ha retirado de la vivienda del embajador de Uruguay luego de 17 días de haber irrumpido abruptamente en  la “tranquilidad” hogareña del diplomático charrúa.

Mucho se especulaba  de las constantes incursiones que habría hecho el voluminoso García diariamente  a la cocina de Carlos Barros. Hasta el genial JB lo parodió recientemente junto al “yuca” en una recreación del segundo piso del diplomático donde el ex presidente peruano le había devorado un “ají de gallina” del refrigerador  al anfitrión uruguayo.

En la parodia no hablaron del baño  o de los baños. ¿Cómo habrá sido eso en la realidad?  ¿Habrán hecho colas? ¿El uruguayo, su pareja, García, la visitas, etc. Todos en fila india?

Las pesadas y ligeras flatulencias de los asados, ahora atestiguadas por “un intruso peruano”, quien también por supuesto posee sus propias tonalidades y registros ventosos,… ¿Sonoros? ¿Fétidos? ¿Perfumados? ;  ¿El pobre baño estaría preparado para tal movimiento de gases y sonidos?  ;¿Tendría buena ventilación? ¿Natural  o artificial?

Todos estos problemas se habrían evitado desde el diseño en planos de la vivienda, si hubiesen contratado mis servicios para un diseño ecológico, por supuesto. Pues los baños, por ejemplo, podrían contener muy buenos biodigestores, que a considerar por la panza de García garantizarían un abastecimiento constante de gas para la cocina diariamente.

Las inclinaciones de los techos estarían cubiertas totalmente de paneles solares, que garantizarían que al  menos la energía que García haya usado en la casa  se la deba al astro rey, al sol (Al gringo en peruano) y no a Luz del sur.

El registro visual estaría estratégicamente  cubierto por celosías, pues  filtran el aire con necesarias sombras, mitigando la excesiva irradiación solar y los agresivos lentes fotográficos en caso de que un amigo tuyo se quiera asilar, por ejemplo…

Ya era hora de hablar nuevamente de Arquitectura Ecológica por lo que le agradezco infinitamente esta columna  a nuestro ex presidente, no sé si tanto como para asilarlo en mi casa.

Arquitecto Ecológico: Miguel Ángel Romero Maldonado.