Punto de Encuentro

Vladimir Cerrón y el proyecto neo bolivariano

8 Noviembre, 2021

Carlos Mata

El encuentro entre Pedro Castillo y Nicolás Maduro, en México, la injerencia de Evo Morales en nuestra política, la insistencia en una nueva Constitución, son pruebas de la cercanía del gobierno con el eje Cubano-Venezolano y su proyecto neo bolivariano.

Mucho más aun, cuando Vladimir Cerrón, personaje con gran influencia en el gobierno y líder del   partido de gobierno, ha mostrado su admiración por los sátrapas de Cuba y Venezuela.

Sin embargo, Cerrón, además de amigo, sería un aliado de estos sátrapas en su proyecto imperialista neo bolivariano, el cual busca imponer a nuestras naciones constituciones socialistas que empobrezcan y subyuguen a nuestras poblaciones.

Para ello, organismos funcionales a este proyecto como, el Foro de Sao Paulo trabajan en: (i) propagar el proyecto bolivariano; (ii) desestabilizar las democracias capitalistas de la región; y, (iii) promover plebiscitos constituyentes.

Este target, desde inicios de los 90, ha convertido al Foro en una maquina creadora de proselitismo, desestabilización y promoción de plebiscitos constituyentes entre las democracias de la región.

Fruto de estas actividades es que prosperas democracias como Venezuela, hoy sean autocracias legitimadas en constituciones funcionales al régimen.

La elección de Castillo, producto del descredito de nuestra clase política por los escándalos de corrupción y el enquistamiento de la burocracia en el poder, nos pone el mismo camino, que años atrás, llevaron a Venezuela en convertirse en una autocracia.

Aunque, no sería la primera vez que enfrentamos y derrotamos al imperialismo bolivariano, ya que lo derrotamos en 1928 cuando nos trajimos abajo la constitución vitalicia de Bolivar, la cual pretendió perpetuar al libertador  en el poder ad eternum

Empero, si es la primera vez que enfrentamos a un proyecto bolivariano enmarcado dentro del marxismo soviético, rebautizado después de la caída del muro de Berlin por Fidel castro como socialismo del siglo XXI.

Situación que nos hace difícil la tarea de mantener la democracia, porque con el empleo de tácticas soviéticas, de  propaganda y espionaje, buscan destruir la democracia liberal.

Y es que Castro aprendió, durante la presencia soviética en la guerra fría, que la propaganda y espionaje (KGB) eran poderosas armas del comunismo en contra del comunismo.

Al respecto, sobre la presencia soviética en Cuba durante la guerra fría, Nikolai Leonov, agente de KGB en el tercer mundo, relata que en 1962, durante la administración de Jrushov, la presencia soviética cualitativamente se estimaba en 40.000.00 soldados  y 150 ojivas nucleares.

Por lo tanto, no es descabellado creer que toda esta organización, detrás de Cerrón, pueda lograr su objetivo, una nueva Constitución.

No obstante, creo que al igual que la efímera constitución vitalicia de Bolívar, que pondría fin a su proyecto dictatorial, este proyecto correrá, con o sin nueva constitución, la misma suerte ya sea por un mecanismo constitucional, como la vacancia por incapacidad moral, o por la insurgencia.

 Y Cerrón, al igual que el una vez Presidente vitalicio honrado con el título de padre y salvador de la Republica, le augura el olvido y el destierro.

NOTICIAS MAS LEIDAS