Punto de Encuentro

Indulto a Fujimori: Pretexto para tapar corrupción de Castillo

El Tribunal Constitucional, hace algunos días anunció su pronunciamiento sobre el Habeas Corpus planteado sobre el indulto al expresidente Alberto Fujimori. Solo haré recordar el antecedente, que cuando el 2017 se otorgó esta gracia presidencial los familiares de las víctimas acudieron a la Corte Interamericana de derechos Humanos, para que revocara dicha medida otorgada por el expresidente Kuczynski. Al respecto el órgano internacional sugirió que primero debía pronunciarse en la vía interna el Tribunal Constitucional, órgano máximo de salvaguarda de los derechos de humanos. Esto ha sido así, con el anuncio de aprobar el indulto, y disponer la libertad del ex presidente, obviamente  cuando se publique la resolución que será a fin de mes, nuevamente los “caviares” y comunistas odiadores eternos han dado el grito al cielo, cuestionando la decisión del máximo intérprete de la Constitución, promoviendo marchas financiadas por los abogados y ONGS que se enriquecieron defendiendo a terroristas, ante la sesgada CIDH, que por más de 32 millones de dólares, hizo que los peruanos “indemnicemos”, a estos criminales, allí no hubo marchas, ni se indignaron por estos vergonzosos fallos.

La doble moral de estos “chupa sangre” de los recursos públicos, ahora se hace patético, la injusta condena al expresidente solo esta referida a privarlo de su libertad, mas no debe incluir su salud y la vida, que como es de conocimiento está en peligro, poco podemos esperar de estos oligofrénicos enemigos de la vida y la salud, que pretenden que el expresidente muera en la cárcel, quieren dejar sentado el nefasto precedente que quienes erradicaron al país del salvajismo terrorista, liderado por el criminal Abimael Guzmán y su gavilla de delincuentes, que azotaron la tranquilidad y la vida de los peruanos en la década de los 80-90 deben ser castigados. Ni siquiera, esperan que la CIDH tome conocimiento formal y se pronuncie, ya sendas delegaciones viajaron a San José de Costa Rica, para presionar a dicho organismo, que está plagado de gente que responde a la misma ideología de los defensores del terror.

El gobierno institucionalmente, ha mostrado su rechazo y desacuerdo al pronunciamiento del Tribunal Constitucional, de tal manera que como debe ocurrir, cuando la CIDH emplace al Estado Peruano ya sabemos cuál va a ser su posición, no defender a sus instituciones, sino sumarse al cargamontón de cuestionamientos, i) por identidad de principios ya que quienes habitan en Palacio, son afines ideológicos a sendero luminoso ii) porque aprovechan de esta situación para tapar los graves escándalos de corrupción y de desgobierno que han puesto al Perú en vilo a la peor crisis social, política y económica, que a afecta a los peruanos más pobres especialmente.

Hoy los peruanos, advierten indignados y sorprendidos, de la calamidad de este gobierno; que no le interesa el rumbo del país, sino que la prioridad es desfalcar las arcas del estado en forma descarada. Lo de PETROPERU, es la muestra más simbólica de lo que puede hacer un gobierno sin escrúpulos, acaban de renunciar al Gerente General Hugo Chávez, un sinvergüenza que ha sumergido a la empresa en la peor crisis financiera y de credibilidad, con la descalificación internacional y con el foco de corrupción rampante, han tenido que remover a este funcionario que se jactaba de quedarse todo el período de su “cómplice” el Presidente Castillo. Asimismo, habiéndose disparado el precio del cobre en el mercado internacional que podría aportarnos más ingresos, el gobierno permite la toma de las Bambas, empresa minera formal que aporta sustantivamente al ingreso nacional; es por ello que nuestra economía languidece, y ya se conoce que el PBI per cápita ha caído por niveles debajo de la época prepandemia. Esto tiene que acabar con una salida democrática; pedir la renuncia de Castillo y sus facinerosos es una utopía, el Congreso en los próximos días debe debatir y votar la vacancia, en sus manos esta la solución a esta grave crisis; extraña el comportamiento de algunas bancadas especialmente de 47 Congresistas, que han convenido blindar a Castillo y sus inescrupulosos funcionarios. Si este Congreso no pone las cosas en su lugar, el último remedio debe ser elecciones generales, para extirpar de raíz la profunda crisis que hunde al país. Castillo debe ser vacado ya.

Milagros Salazar De La Torre.

NOTICIAS MAS LEIDAS