Punto de Encuentro

Retornar a los campeonatos deportivos estudiantiles.

Por Roberto Rendón Vásquez.

Los mayores que frisan la tercera edad recuerdan que en sus tiempos de estudiante se realizaban en todo el país campeonatos deportivos escolares de primaria, secundaria y universitarios. No solamente eran de futbol sino de básquet, atletismo, natación. Eran elocuentes. Se realizaban en provincias, departamentos y a nivel nacional. Cada uno llenaba con alumnos los estadios locales; en el Estadio Nacional se definía el campeonato nacional escolar de futbol. Las escuelas, colegios y universidades de entonces movilizaban con alegría y autodisciplina a sus respetivas barras. Los campeones nacionales de futbol, básquet o atletismo llenaban de orgullo a sus centros educativos. Los integrantes de equipos proseguían con sus deportes cuando concluían sus estudios. Paralelamente, en aquellos tiempos, había campeonatos barriales amateur que también llegaban a las competiciones nacionales. Los diarios provinciales y Lima dedicaban páginas a estos campeonatos.

Todo ello “ha terminado”. Ahora reina la indisciplina y la anarquía de niños, adolescentes y jóvenes. Más “importancia” se “ofrece al deporte profesional”. ¿Qué gana la sociedad con la carencia de campeonatos deportivos estudiantiles? Los informativos periodísticos están llenos de noticias de actos delincuenciales. Muchos adolescentes y jóvenes –y hasta niños– son inducidos a actividades inmorales y llegan a utilizar para ello el internet. Los cursos de educación física son escasos en centros educativos. Antes eran obligatorios desde primaria y se nos enseñaba no solamente la gimnasia sino diversos deportes con lo que nos educaban en un buen vivir con honestidad consiente. En Pre Militar, con las marchas, aprendíamos el orden y disciplina. Había profesores para cada curso.

En las últimas décadas los gobernantes aun no reparan en restituir los cursos obligatorios de Educación Física en primaria y secundaria. Se carece de campeonatos deportivos desde las provincias, no se cultiva el semillero para las disciplinas deportivas en provincias, regiones y Lima. Los adolescentes y jóvenes que practican deportes son los menos. Carecemos de muchos exponentes nacionales en los diversos deportes. Hasta en el popular futbol no hay siquiera campeonatos estudiantiles departamentales en donde se formen los cuadros nacionales. Se pretende ¿que con “el profesionalismo” el Perú forme cientos de campeones nacionales, continentales y mundiales? ¡Que ceguera en los Ministerios de Educación y de Cultura! También de los políticos gobernantes.

La sociedad exige el retorno de los cursos obligatorios de Educación Física en primeria, secundaria y universidad. El Perú no solamente requiere campeones sino que la niñez, la adolescencia y la juventud toda se eduque permanentemente, porque ellos serán los ciudadanos del mañana, los gobernantes eficientes y honestos que requiere la patria.

NOTICIAS MAS LEIDAS